Psicología

Atención temprana
Conjunto de intervenciones, dirigidas a la población infantil de 0-6 años, a la familia y al entorno, con el principal objetivo de potenciar la capacidad de desarrollo y de bienestar de los niños que presentan trastornos en su desarrollo o tienen riesgo de padecerlos. Posibilitando de la forma más completa su integración en el medio familiar, escolar y social, así como su autonomía personal.
Se realiza un diario con una programación individualizada de objetivos y actividades, que se revisan periódicamente y se modifican en función de las necesidades.

Intervención psicológica infantil
Los niños suelen ser más simbólicos que verbales. Así pues, en la terapia infantil se trata de que a través del juego y dibujo principalmente los niños puedan expresarse, y con la ayuda de un profesional ir resolviendo sus conflictos.
Todos los tratamientos infantiles y adolescentes incluyen necesariamente la familia y el entorno del menor como eje fundamental de la intervención.

Intervención psicopedagógica – apoyo escolar
Dar solución a los problemas de aprendizaje (lectura, escritura, aritmética, atención, memoria, razonamiento, hábitos de estudio, etc) que los niños o adolescentes en edad escolar presentan, y que les afecta al rendimiento académico.

Intervención psicológica al adulto
Proceso guiado de psicoterapia, en el cual el adulto que experimenta algún problema de ajuste emocional, conducta o interpersonal decide participar con el fin de:

  • Comprender ciertos aspectos de su vida.
  • Reducir o superar ciertos obstáculos.
  • Prevenir la ocurrencia de los mismos.
  • Mejorar las capacidades interpersonales.
  • Acompañamiento emocional en alguna etapa del ciclo vital o ante sucesos.

 

Atención familiar

  • Sesiones periódicas de intercambio de información.
  • Asesoramiento y apoyo emocional.
  • Pautas y recomendaciones a seguir en el contexto familiar.
  • Formación específica mediante Escuelas para Padres.

 

Intervención domiciliaria
Consiste en la asistencia al domicilio particular porque el paciente este impedido para asistir a la clínica o con la finalidad de:

  • Valorar el contexto familiar.
  • Intervenir de forma directa e inmediata en el problema.
  • Adaptar el contexto familiar a los objetivos del tratamiento.